La vida se encuentra cuando amas a Dios

lo

Lucas 10:27 Respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”; Y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

He tenido este verso en mi mente mucho últimamente.

La noción, pensamiento o entendimiento de que yo debería amar a Dios, se siente un poco como sentido común.

Pero la forma en que Jesús lo pone me recuerda que todavia no lo e logrado, de hecho esto es igual que todas sus otras declaraciones.

Entonces, ¿qué significa amar a Dios como lo describe Jesús?

Estas son las cuatro maneras en que Jesús nos dice que amemos a Dios.

Cada emoción debe ser expresada de maner que lo siento y experimento más.

con todo tu corazón

¿Cuál es el ritmo normal de tus afectos?

Si le preguntas a las personas más cercanas a ti lo que te apasiona, ¿qué dirían?

Cuando Dios te pide que lo ames con todo tu corazón, Él te está pidiendo todo tu afecto.

Dios quiere que hagas algo más que solo conocerlo.

No está de acuerdo con que usted tome una decisión solo de confiar en Él para salvación y luego olvidarnos de el.

Tu padre celestial quiere que lo ames más que a nada o nadie.

Más que un conjunto de reglas

La parte realmente genial de esto es que este mandato revela el deseo de Dios de tener más que una obediencia casi robótica sin emoción a un conjunto de reglas.

El hecho que Dios quiere que usted lo ame habla mucho de cómo Él lo ve.

  • Tú eres Su creación.
  • Hecho a Su imagen.
  • Creado para un propósito.
  • Hecho para estar en una relación con Dios.

Dios es un amoroso padre celestial que te creó con pasiones y afectos. Y también te creó con la habilidad de elegir en qué y dónde quieres usarlos.

Sí, déle su tiempo y obediencia. Pero más que eso dele su amor y pasión – dele su corazón.

No es sólo un sentimiento tambien tiene que ver con qué y cómo piensas.

Con toda tu mente

¿Qué dicen sus pensamientos sobre usted?

Si alguien pudiera escuchar sus pensamientos diarios, ¿qué dirían que es su opinión sobre Dios?

Nuestros pensamientos son muy significativos. La manera en que pensamos fluye en lo que hacemos.

Este es probablemente donde vienen frases como, “haga lo que digo, no lo que ago”.

Realmente no importa lo que diga que piensa. O lo que usted dice que cree. Eventualmente se le va ser evidente aquellos con quienes pasa tiempo a través de sus acciones.

Entonces, ¿estás sometiendo tus pensamientos a Dios?

¿Estás amando a Dios con toda tu mente?

2 Corintios 10: 5 Destruimos los argumentos y toda opinión elevada contra el conocimiento de Dios, y tomamos cada pensamiento cautivo para obedecer a Cristo

Pablo entiende la importancia de nuestra mente y nos llama a ser intencional acerca de lo que pensamos. No dice se casual con sus pensamientos.

¡No! Pablo dice que los lleve cautivos.

Persigelos. Haz que se sometan a Cristo

No de la otra manera.

Sus pensamientos, si se dejan fuera de control, pueden terminar controlando su vida y causarle que pase más tiempo controlando sus pensamientos envez de usar su energía mental en maneras que glorifican a dios.

Tiene que ver con dónde y cómo ejercen su energía.

Con toda tu fuerza

¿Consideras que tu cuerpo es una parte integral de tu ser espiritual?

Estoy viendo un giro en la dirección correcta sobre este tema. Pero creo que por mucho tiempo, la espiritualidad ha sido relegada a cosas que son “espirituales”:

  • Orando
  • Leyendo su Biblia
  • Participando en la iglesia
  • Cantando canciones Cristianas

Ese tipo de cosas.

Tu cuerpo importa

Disciplinalo

1 Corintios 9: 25-27 Todo atleta ejerce autocontrol en todas las cosas. Ellos lo hacen para recibir una corona perecedera, pero nosotros un imperecedero. Así que no corro sin rumbo; Yo no boxeo como uno golpeando el aire. Pero yo disciplino mi cuerpo y lo mantengo bajo control, para que después de predicar a otros yo mismo sea descalificado.

Pablo ve su vida como una competencia. Él está luchando para ganar. Él entrena su cuerpo. Lo controla y disciplina para que no se convierta en un obstáculo para su fe, sino que se convierte en una ayuda para lograr el mayor premio de todos.

Glorifica a Dios con ella

1 Corinthians 6: 19-20 19 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo dentro de vosotros, a quien tenéis de Dios? Ustedes no son suyos, porque fueron comprados con un precio. Así glorifiquen a Dios en su cuerpo.

Pablo ve que su cuerpo es la residencia de Dios.

Tal vez usted necesita cambiar la forma en que ve su cuerpo.

Su cuerpo no es algo que tiene que arrastrar hasta que muera y vaya al cielo. Es un regalo de Dios con el cual Dios espera que le glorifique.

Dios te dio tu cuerpo: Cuidalo – entrenalo – disciplínalo – Glorifica a Dios en él

Con todo lo que tienes.

Con todo tu alma

El corazón era lo que los escritores solían describir como la persona completa.

Este es una de esas areas que definen en su vida donde usted está o no estas completamente rendido a Dios.

James Hudson Taylor es citado diciéndolo así: “Cristo es Señor de todo, o no es Señor en absoluto”.

No hay margen para duda . Tendrás que elegir hacer a Jesús señor de toda tu vida o no señor en absoluto.

Con todo lo que tienes y en todo lo que tienes

George Gissing resumió maravillosamente Lucas 10:27 así: “El amor ideal no reside en el alma solamente, sino en todas las venas, nervios y músculos de un marco encadenado al perfecto servicio”.

Parece ser más fácil segregar ciertas cosas al reino espiritual y otras cosas al físico. Cuando haces esto, puedes “cambiar” tu mente de espiritual y divina a una vida rutinaria.

Pero eso no es a lo que Dios te está llamando.

Dios quiere ser tu todo en todo: en la iglesia, en el hogar, en el trabajo, en el carro, en el supermercado, mientras comes, mientras duermes, mientras caminas, mientras hablas, en el silencio y en el ruido.

Tu amor por Dios debe ser una expresión que se satura en cada centímetro de tu vida.

La vida se encuentra cuando amas a Dios

Amor es vida. Sólo el que ama vive. Sólo el amor puede sacar de un hombre los secretos más profundos de su ser, y desarrollar las energías latentes de su naturaleza, y llamarlo a las más altas posibilidades de su masculinidad. La crítica nunca puede hacerlo; La teología nunca puede hacerlo; El poder de la controversia nunca puede hacerlo … A medida que amamos a Dios vivis. – Joseph Parker

1 Corinthians 13: 2-3  Y si tengo poderes proféticos, y entiendo todos los misterios y todo conocimiento, y si tengo toda fe, para quitar montañas, pero no tengo amor, nada soy.  Si doy todo lo que tengo, y si entrego mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, no gano nada.

Amar es vivir.

No puedes vivir sin amar. La pregunta es, ¿qué estás amando?

Si usted ama el dinero, las cosas, los elogios, o cualquier otro placer temporal, entonces vive a esa medida.

Pero cuando amas a Dios con todo, experimentarás la vida eterna, la vida sin fin, la vida en Dios o como Jesús dijo, la vida al máximo.

Introspección del alma:

Si se le preguntara, ¿qué diría la gente que amas?

¿Está Dios confinado sólo a las áreas “espirituales” de su vida?

Pídale a Dios que le muestre cómo amarlo con todo.